martes, 10 de febrero de 2009


I have seen peace. I have seen pain,
Resting on the shoulders of your name.
Do you see the truth through all their lies?
Do you see the world through troubled eyes?
And if you want to talk about it anymore,
Lie here on the floor and cry on my shoulder,
I'm a friend.

I have seen birth. I have seen death.
Lived to see a lover's final breath.
Do you see my guilt? Should I feel a fright?
Is the fire of hesitation burning bright?
And if you want to talk about it once again,
On you I depend. I'll cry on your shoulder.
You're a friend.

You and I have lived through many things.
I'll hold on to your heart.
I wouldn't cry for anything,
But don't go tearing your life apart.

I have seen fear. I have seen faith.
Seen the look of anger on your face.
And if you want to talk about what will be,
Come and sit with me, and cry on my shoulder,
I'm a friend.
And if you want to talk about it anymore,
Lie here on the floor and cry on my shoulder,
Once again.
Cry on my shoulder,
I'm a friend.



"Silence shields the pain, So you say nothing"

Like A Phoenix From The Flames

miércoles, 4 de febrero de 2009

John Garrison (what else?)

Hace unas semanas (bueno, hace un mes ya, el tiempo que llevo escribiendo esta entrada) estuve peleando durante 3 noches contra el Windows Movie Maker, y más tarde, con Youtube.

El motivo es que el pasado día 8 (o fue el 7?) de enero era el cumpleaños de John Garrison, mi cantante favorito (sin olvidar a Mark Owen, de Take That). No hay palabras suficientes para intentar explicar lo mucho que adoro su música, sus canciones, y además es de lo mas simpático que te puedas echar a la cara, siempre agradable y atento. A estas alturas ya debería tenérselo más que creído, pero sigue siendo tan terrenal como la primera vez que hablé con él.




A modo de mini-biografía, cabe decir que teniendo unos padres músicos, estaba claro que el niño músico tenía que salir. Montó su primer grupo, que menciono porque tenía un nombre muy curioso: Red Fridge (nevera roja). Le preguntaré de dónde se sacaron dicho nombre(*), aunque los hay mas raros... El caso es que el boom (si se le puede considerar boom a empezar a ser conocidos en el panorama indie de España más que en su Midlands natal) le llegó con su segundo grupo, Budapest (de este sí me sé el por qué del nombre pero no viene a cuento).

El caso es que tras la estafa que sufrieron con el primer disco, gracias al gran mundo de las discográficas que te chupan la sangre más que los abogados, no recibieron ni un solo céntimo de las ventas. Cambiaron de discográfica, obviamente, y sacaron un segundo disco que se publicó directamente en España.

Cierta noche de marzo que salía de mi primer concierto de Keane en Barcelona, un chico sin más se me acercó, y me dio un CD que tenía pinta de single. Una portada sencilla, un grupo llamado como una ciudad y la canción con un título más curioso aún: Clock Face. Cara de reloj. XD Teniendo un nombre así, a saber qué era aquello (luego entendí que la traducción no era así).

El caso es que camino al hotel puse el CD y, no sé, con la sensación de estar en Barcelona después de un buen concierto, de haber conocido por primera vez a uno de mis grupos favoritos (por aquel entonces Keane lo era), de ir por mi cuenta a una ciudad tan grande como Barcelona, más la canción que me gustó desde los primeros acordes, fue una noche inolvidable. Conocer la música de Budapest marcó un antes y un después en mis gustos musicales.

Por aquel entonces me gustaban Keane, y otros muchos, pero nadie había conseguido igualar el aprecio que tenía por Take That y lo mucho que significaban para mí las canciones de Mark Owen en solitario. Curiosa por saber de dónde había surgido ese single de Budapest, busqué por Internet y a duras penas encontré algunos datos, tan sólo la web oficial, y una española creada por un chico de Valencia. El grupo pertenecía al estilo indie, lo cual explicaba la escasa información que rondaba sobre ellos, además de que el nombre de la banda solía referirse más a la ciudad que a un grupo de música.

Encontré la letra de la canción, una canción que habla sobre lo difícil que es hacer un cambio en la vida, de lo mucho que te puedes comer la cabeza pensando si es lo correcto o no (Ver blogs anteriores)... Con un toque pesimista con el que por aquel entonces me sentí plenamente identificada. Estaba en mi segundo curso en la Universidad, lo que siempre había querido, y sin embargo, cada día me sentía más infeliz. Dudaba si abandonar y empezar desde cero, o continuar y esperar a que se me pasara.

Estaba tan enganchada a la canción, que tuve que buscar el disco para no rayar el single. Sorprendentemente, acababan de traerlo al FNAC de Alicante, aquello era como un regalo de Navidad en plena primavera. Poco después me aficioné al foro, donde había poca gente pero muy amigable. Era increíble hasta donde había llegado Budapest, no sólo había gente de España y Reino Unido, también de EEUU, Australia... Incluso hay una banda (Hale) de Filipinas que ha subido una cover de sus canciones a YouTube:


Las versiones de Hale (quitaron la que mejor calidad tenía *sigh* :-( ):



Otra cover, de Dzeek (no sé si son también Hale, pero la calidad es mejor):

La versión original: http://www.youtube.com/watch?v=QV4Dy2pNj4o (Nota mental: hablar con Lewis acerca de la inserción de videos).

El foro no era un hervidero pero manteníamos el contacto con John y Smurf (manager de Budapest), e incluso algunas veces el resto de la banda se animaba a participar. La gente era amigable y había mucho cachondeo, a excepción de uno o dos “enemigos” de la banda que malmetían.

En mayo y noviembre de ese mismo año vinieron de gira. Mi primer concierto de Budapest fue el de noviembre, un concierto sencillo donde la versión en vivo de mi canción predilecta me decepcionó un poco mientras que otras, como Censored Memories o Say Something Wonderful, subieron puestos en mi ranking mental. De hecho Censored Memories fue de lo mejor, la gente se espabiló nada más que con las primeras notas, todo el mundo saltando y cantando al unísono toda la canción, y yo flipando. Jamás había visto tanta energía por una sola canción. Los seguidores de Budapest eran pocos, pero de los buenos. Oí a gente que decía que los había visto todas las veces que habían tocado en suelo español, e incluso algunos que había viajado a Inglaterra sólo para verles. En aquel momento aquello me pareció una señal de pura devoción hacia el grupo (quién me iba a decir que luego yo haría lo mismo).

Después del concierto, mi concepto de Budapest (y del ambiente indie en general) cambió para bien, me pasaba los días escuchando su disco, visitaba casi cada día el foro, e incluso fui uno de los afortunados que ganó un concurso sobre ellos, y cuando en el 2006 dijeron que volvían de gira, no me lo pensé y viajé hasta Madrid. La última vez que les había visto encima de un escenario me había sabido a poco y había quedado pendiente tomarse algo con los de la banda, por los mails que enviaba a John. Smurf de hecho hizo todo lo posible para colar a mi hermana (menor de edad en aquel año) en el concierto, y al no ser posible, la banda se ofreció a dejarle pasar durante las pruebas de sonido. Finalmente y por desgracia, no ocurrió pero conseguí entrar en la lista de invitados VIP.

Eran esos pequeños detalles los que me hicieron ver que a pesar de ser una banda con buenas canciones y cierto peso en la música, tenían los pies en la tierra y eran agradecidos con su público sin distinciones. Una GRAN diferencia con lo que eran Take That, y sin embargo, una gran similitud con Mark Owen.

Por desgracia, y como se venía viendo desde el primer disco (según me contaron), los discos no salían rentables a la banda (muchos componentes, mucho gasto de hoteles, viajes, material, etc.), y a finales de 2006 se disolvieron. Pero John no se rindió y siguió adelante en solitario. A los seis meses aproximadamente sacó Above The Cosmos, mezclando canciones nuevas con algunas de las tropecientasmil demos nunca inéditas de Budapest, retocándolas y modificándolas. Un disco que tenía la esencia de Budapest en cuanto a tristeza y melancolía, con un nuevo toque neoyorquino quizá debido en parte a su nueva residencia en Brooklyn (o cerca).


En este video cabe mencionar como curiosidad que los que sostienen los carteles donde pone My Testimony son seguidores y amigos de John, y lo grabó el mismo John poniendo una cámara a su BMX, la cual robaron al poco tiempo.

Ahora, casi dos años después, con nuevos seguidores debido a su éxito tocando el bajo para James Blunt en su gira mundial (es que encandila a cualquiera), John ha confirmado tener casi casi terminado su segundo álbum que a saber, combinará de nuevo antiguas demos de Budapest y canciones totalmente nuevas, como Cold Coffee, una balada preciosa nunca conocida pero escrita desde hace cinco años y terminada el pasado año, supongo que uno de los mejores tesoros que tenía guardado. Se baraja que el mes de salida será finales de marzo principios de abril, una vez que la gira de James Blunt quede totalmente concluida y John pueda volver al estudio a dar los últimos toques. Y lo mejor de todo: posiblemente vuelva a España de gira tras tres años de ausencia!

Seguiré informando, jiji...







* Dicho y hecho. En propias palabras de John: We were originally called "Fridge" but got a nasty email from another band called "Fridge" so our manager put Red in front. Crap name and I had nothing to do with it. Good band though. (En un principio se llamaban sólo Fridge pero al parecer otra banda les informó de manera no muy cordial que ellos se llamaban así, por lo que el manager de John puso el Red delante. También se adivina que a John no le gustaba nada ese nombre xD )