viernes, 22 de abril de 2016

Partitura

Las paredes retumban con cada embestida para tirar la puerta abajo. El ruido de la guerra inunda el dormitorio cuando abro la ventana. Miro la puerta de nuevo, el escritorio que la bloquea no aguantará mucho más. Con la llama del candil prendo la esquina de la partitura, la única prueba que queda de nuestro amor. Contemplo cómo se convierten en cenizas un sinfín de corcheas y silencios, los "te amo" detrás de cada redonda, los "te sacaré de allí" y otras tantas promesas detrás de semicorcheas que, como las cenizas, vuelan ya sobre la ciudad. No tardarán en alcanzarme, saben la verdad, saben que te protegí y que preferí ser otra traidora en vez de quedarme al lado de padre. Voy a morir y dios sabe qué más me harán, pero no importa, porque sé que cuando suene la melodía, volveré junto a ti.